SegurPlus Cloud Fersoft

Planes
Planes y precios SGP Cloud
Iniciar sesión
957 463 547
¿Hablamos?

Solicitar Estudio Previo Gratuito

Analizamos los riesgos de tu organización sin compromiso.

+21.000 Organizaciones ya confían en Fersoft

Somos la 1ª plataforma de protección de datos de España, desde 1.999.

Reducimos los riesgos a sufrir brechas y filtraciones de datos en las organizaciones mediante la aplicación de tecnologías avanzadas y servicio experto en protección de datos.

+ 0
Años Innovando
+ 0
Organizaciones
+ 0
Usuarios

Protección de Datos en España

Balance de riesgos e infracciones · Agencia Española de Protección de Datos.

50%

Sanciones impuestas en Europa por protección de datos RGPD y LOPD-GDD se imponen en España.

+15.000

Denuncias registradas por la Agencia Española de Protección de Datos en el último año, el mayor dato histórico.

+55 M€

Multas de RGPD impuestas por la AEPD a empresas y organizaciones por infracciones en 5 años de Ley.

+22 M€

Sanciones de LOPD-GDD impuestas en el último año por la AEPD a empresas y organizaciones españolas.

+667%

Aumento del número de sanciones impuestas y ejecutadas que se han producido en España desde 2018.

Hasta 40.000€

Sanciones leves por no proteger la información, no informar al interesado o no atender solicitudes o consultas.

Hasta 300.000€

Sanciones graves por no implementar medidas, vulnerar deberes, ceder datos u obstaculizar el ejercicio de derechos.

Hasta 20M€ o 4%

Sanciones muy graves por registrar datos sin autorización, cesión de datos especialmente protegidos o tratar datos de forma ilegítima.

Análisis de Riesgos Online Gratuito

El análisis de riesgos es un mecanismo esencial para prevenir y solventar posibles amenazas y riesgos que se pudieran generar de nuestro tratamiento de los datos, y se considera de obligada realización para todas las empresas afectadas por la normativa en protección de datos.

Con nuestro cuestionario de Análisis de Riesgos, podrá conocer el nivel de riesgo de su empresa. Deberá responder a una serie de preguntas con el objeto de evaluar el estado actual de su organización en cuanto al riesgo que pueda afectar a sus recursos y a los datos que trata.

Programa software de protección de datos LOPD-GDD RGPD 02

Identifica riesgos y accede a pautas

El programa facilita la realización del análisis de riesgos para poder conocer posibles vulnerabilidades.

Programa software de protección de datos LOPD-GDD RGPD 03

Centraliza el tratamiento de datos

Te ayudará para garantizar el cumplimiento y generar fácilmente informes personalizados.

Programa software de protección de datos LOPD-GDD RGPD 01

Documentación de medidas de seguridad

Tendrás a tu disposición la documentación que necesitas sobre las medidas de seguridad.

Protección de datos integral

En un mundo cada vez más digital los datos son el activo más valioso, y protegido. No cumplir con las leyes de protección de datos RGPD y LOPD-GDD pone en riesgo la continuidad de cualquier organización. Las consecuencias legales, financieras y de reputación pueden ser definitivas.

El incumplimiento implica enfrentarse a demandas y reclamaciones, sanciones económicas, consecuencias civiles y penales, prohibiciones de tratamiento y pérdidas de la confianza de usuarios, clientes y socios.

No arriesgue innecesariamente la estabilidad y rentabilidad de su organización. Nuestros servicios van mucho más allá del cumplimiento legal, somos un escudo de defensa ante amenazas, ofrecemos excelencia corporativa, garantizando la privacidad de los datos.

Recibirás acceso automáticamente en el email que hayas indicado.

Gestión integral de de Protección de Datos en España

Si tienes más dudas, contacta.

La protección de datos se refiere al conjunto de medidas y prácticas destinadas a garantizar la seguridad, privacidad e integridad de la información personal de los individuos. Esto implica el control y manejo responsable de los datos personales, evitando su acceso no autorizado, divulgación indebida o uso indebido. Las leyes y normativas de protección de datos establecen derechos y obligaciones tanto para las organizaciones que recopilan y procesan información personal como para los individuos cuyos datos son recopilados. El objetivo principal es salvaguardar la privacidad y los derechos de las personas en un entorno cada vez más digital y conectado.

La información que se considera dato personal abarca cualquier detalle relacionado con una persona cuya identidad es conocida, o cuya identidad pueda ser averiguada. Esto incluye, no de forma restrictiva, nombres, direcciones, números de teléfono, direcciones de correo electrónico, datos biométricos, datos de ubicación, historial de navegación en internet, información médica y detalles relacionados con la identidad social, como el número de seguridad social. En resumen, cualquier información que pueda vincularse a una persona específica se clasifica como dato personal y está sujeta a normativas de protección de datos para garantizar su tratamiento adecuado y seguro.

La protección de datos es crucial en la era digital actual debido a la creciente cantidad y sensibilidad de la información personal almacenada y procesada. Garantizar la privacidad y seguridad de los datos personales es esencial para preservar los derechos individuales, evitar el uso indebido de la información y proteger a las personas contra el robo de identidad y otras amenazas, virus y ciberataques. Además, la confianza en la recopilación y gestión adecuada de datos es fundamental para el funcionamiento eficiente de las organizaciones y el desarrollo de servicios digitales. Las leyes y regulaciones de protección de datos también promueven la transparencia y la rendición de cuentas, estableciendo estándares éticos para el manejo de la información personal en un mundo cada vez más interconectado.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) entró en vigor en mayo de 2018. Es una legislación de la Unión Europea que nace con el propósito de fortalecer y unificar las normas de protección de datos en los países miembros. Este reglamento establece directrices claras sobre la recopilación, procesamiento y almacenamiento de datos personales, otorgando a los individuos un mayor control sobre su información personal. El RGPD también impone obligaciones a las organizaciones que manejan datos personales, exigiendo que adopten medidas de seguridad y transparencia. Además, establece severas sanciones para aquellos que no cumplan con las normativas, con el objetivo de garantizar una protección más efectiva de la privacidad en la era digital.

La Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales (LOPD-GDD) es una normativa española que regula el tratamiento de datos personales. Se aplica a todas las personas y entidades, tanto del sector público como del privado, que lleven a cabo la recopilación, procesamiento y almacenamiento de datos personales en el territorio español. Esta ley establece los principios y deberes que deben seguir las organizaciones para garantizar la protección de los derechos fundamentales de las personas en relación con el tratamiento de sus datos personales, alineándose con los estándares de privacidad y seguridad establecidos en el marco legal europeo.

La Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) en España garantiza varios derechos a los individuos en relación con el tratamiento de sus datos personales. Estos derechos incluyen el derecho de acceso, que permite a las personas obtener información sobre si sus datos están siendo procesados y con qué propósito. También se concede el derecho de rectificación para corregir datos inexactos, así como el derecho de supresión para solicitar la eliminación de información cuando ya no sea necesaria. Otros derechos incluyen la limitación del tratamiento, la portabilidad de datos, y el derecho de oposición al tratamiento en determinadas circunstancias. La LOPD busca empoderar a los individuos al proporcionarles un mayor control y transparencia sobre el manejo de su información personal.

El responsable del tratamiento de datos es la entidad, ya sea una persona física o jurídica, organismo público u organización, que determina el uso y contenido de los datos personales. En el contexto de la protección de datos, este responsable asume la responsabilidad de garantizar que el tratamiento de la información cumpla con las leyes y normativas pertinentes. Esto incluye implementar medidas de seguridad adecuadas, responder a las solicitudes de los titulares de datos y cooperar con las autoridades de protección de datos. El responsable del tratamiento puede ser una empresa, una organización gubernamental u otra entidad que gestione datos personales en el curso de sus actividades.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) tiene como funciones principales supervisar y garantizar el cumplimiento de las leyes de protección de datos en España. Entre sus responsabilidades se incluyen la orientación y asesoramiento a ciudadanos y entidades sobre cuestiones relacionadas con la privacidad y el tratamiento de datos personales. Además, la AEPD lleva a cabo investigaciones y verifica el cumplimiento de las normativas por parte de organizaciones y empresas. Puede imponer sanciones en caso de infracciones, promover la concienciación sobre la importancia de la protección de datos y colaborar con otras autoridades de protección de datos a nivel nacional e internacional para garantizar un enfoque coherente en este ámbito.

El tratamiento de datos personales sin consentimiento puede ser posible en ciertas circunstancias específicas contempladas por la ley, como cuando el tratamiento es necesario para cumplir con una obligación legal, proteger intereses vitales, ejecutar un contrato en el que la persona sea parte, o para el ejercicio legítimo de funciones realizadas por una autoridad pública. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el consentimiento del titular de los datos es fundamental para el tratamiento legal de la información personal. Es crucial respetar los principios de transparencia y proporcionalidad al manejar datos personales, y cualquier excepción al requisito de consentimiento debe estar respaldada por bases legales específicas establecidas en la normativa de protección de datos aplicable.

Obtener el consentimiento para el tratamiento de datos implica informar claramente a los individuos sobre la finalidad del procesamiento y obtener su aprobación voluntaria. El consentimiento debe ser específico, informado e inequívoco. Esto implica proporcionar información clara sobre quién recopila los datos, con qué propósito, qué tipos de datos se recopilan y cómo se utilizarán. Los individuos deben tener la opción de dar su consentimiento de manera libre y sin presiones indebidas. Además, es esencial que sea fácil para ellos retirar su consentimiento en cualquier momento. Los métodos comunes para obtener el consentimiento incluyen formularios en línea, casillas de verificación electrónicas o firmas en documentos físicos. La documentación del proceso de obtención de consentimiento es crucial para demostrar el cumplimiento de las normativas de protección de datos.

Para proteger datos personales, es fundamental implementar medidas de seguridad efectivas. Esto incluye el cifrado de datos para proteger la información durante su transmisión y almacenamiento, el establecimiento de contraseñas fuertes y su gestión segura, la aplicación de controles de acceso para limitar quién puede acceder a los datos, y la realización de auditorías periódicas para evaluar la seguridad de los sistemas. Además, es esencial capacitar al personal en prácticas de seguridad, mantener el software y los sistemas actualizados para abordar vulnerabilidades, y establecer protocolos claros para la gestión de incidentes de seguridad. También se debe considerar la anonimización de datos cuando sea posible y garantizar la eliminación segura de información obsoleta. Adoptar un enfoque integral y proactivo hacia la seguridad de los datos contribuye significativamente a mitigar riesgos y cumplir con las normativas de protección de datos.

En caso de una violación de datos, es crucial tomar medidas inmediatas para mitigar el impacto y cumplir con las obligaciones legales. La respuesta debe incluir la identificación y contención del incidente, notificación a las autoridades de protección de datos según lo exija la normativa, y comunicación transparente a los individuos afectados sobre la naturaleza de la violación, los riesgos potenciales y las medidas tomadas para abordar la situación. Además, se debe evaluar la magnitud del incidente, revisar y fortalecer las medidas de seguridad existentes, y documentar exhaustivamente el proceso de respuesta. La cooperación con las autoridades y la implementación de medidas correctivas son esenciales para restaurar la confianza y garantizar la conformidad con las leyes de protección de datos.

La falta de protección de datos conlleva riesgos significativos que pueden tener consecuencias perjudiciales para los individuos y las organizaciones. Entre los riesgos destacados se encuentran el robo de identidad, la pérdida de privacidad, el fraude financiero y la posible exposición de información sensible. Las organizaciones que no protegen adecuadamente los datos también enfrentan amenazas legales, sanciones financieras y daños en su reputación. Además, la falta de seguridad de los datos puede resultar en la pérdida de la confianza del cliente y en la disminución de la competitividad en un entorno donde la privacidad y la protección de datos son cada vez más valoradas. La protección de datos no solo es una necesidad legal, sino también una medida crítica para preservar la integridad, la confidencialidad y la confianza en un mundo digital.

La gestión de los derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición) en el contexto de la Ley Orgánica de Protección de Datos y garantía de derechos digitales (LOPD-GDD) implica establecer procedimientos claros para que los individuos ejerzan estos derechos sobre sus datos personales. Para el derecho de Acceso, se debe facilitar a las personas el acceso a su información personal almacenada. La Rectificación permite corregir datos inexactos, mientras que la Cancelación implica la eliminación de información cuando ya no es necesaria. El derecho de Oposición permite a las personas oponerse al tratamiento de sus datos en ciertas situaciones. Las organizaciones deben establecer canales de comunicación efectivos para que los individuos puedan ejercer estos derechos, y deben responder a estas solicitudes de manera oportuna y conforme a la normativa vigente. La documentación adecuada de estas acciones es esencial para demostrar el cumplimiento de la LOPD-GDD.

Un Delegado de Protección de Datos (DPD) es un profesional destinado a supervisar y asesorar sobre asuntos normativos en torno a la protección de datos dentro de una organización. Su papel es asegurar que la entidad cumpla con las leyes de privacidad y protección de datos. El DPD monitorea la implementación de políticas y prácticas de privacidad, ofrece orientación sobre impactos de privacidad en nuevas iniciativas, realiza auditorías internas y sirve como punto de contacto entre la organización, los individuos y las autoridades de protección de datos. La designación de un DPD es obligatoria según la normativa bajo algunos supuestos, como el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea.

El manejo de datos de menores de edad requiere una atención especial debido a su vulnerabilidad. Es fundamental obtener el consentimiento de los padres o tutores legales antes de recopilar, procesar o utilizar datos personales de menores. Además, las organizaciones deben adoptar medidas de seguridad robustas para proteger la privacidad de los menores y garantizar que las plataformas y servicios destinados a ellos sean apropiados y seguros. La información proporcionada a los menores debe ser clara y comprensible, y se deben implementar controles parentales siempre que sea posible. La normativa de protección de datos, como el RGPD en la Unión Europea, establece disposiciones específicas para la gestión de datos de menores, enfocándose en salvaguardar su privacidad y bienestar.

Las Evaluaciones de Impacto de Protección de Datos (EIPD) son herramientas utilizadas para identificar y evaluar los riesgos que el tratamiento de datos personales puede tener sobre la privacidad de los individuos. Estas evaluaciones son particularmente importantes en situaciones de alto riesgo, como el uso de tecnologías nuevas o la realización de actividades de tratamiento que puedan tener implicaciones significativas para la privacidad. Las EIPD implican analizar la necesidad y proporcionalidad del tratamiento, evaluar y mitigar riesgos, y garantizar el cumplimiento de las normativas de protección de datos. En el marco del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea, las EIPD son obligatorias en ciertos casos y contribuyen a un enfoque proactivo hacia la protección de la privacidad.

La Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) en España establece que la transferencia de datos personales a países que no forman parte de la Unión Europea solo puede realizarse si el país de destino garantiza una óptima gestión y tratamiento de protección de datos, o si se implementan medidas específicas para salvaguardar la privacidad de los datos transferidos. Estas medidas pueden incluir cláusulas contractuales estándar, normas corporativas vinculantes, códigos de conducta u otros mecanismos aprobados por las autoridades de protección de datos. La transferencia internacional de datos debe cumplir con los requisitos establecidos en la normativa de protección de datos para garantizar la seguridad y privacidad de la información personal.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea establece sanciones significativas para el incumplimiento de sus disposiciones. Las multas pueden alcanzar hasta el 4% de la facturación global anual de una empresa o hasta 20 millones de euros, según el criterio que resulte más elevado. Estas sanciones se aplican a diversas infracciones, como la falta de consentimiento adecuado, la violación de los principios de tratamiento de datos, la ausencia de medidas de seguridad adecuadas, y la falta de cooperación con las autoridades de protección de datos. Además de las sanciones financieras, las organizaciones pueden enfrentar otras medidas correctivas, como la limitación en el procesamiento de datos o la suspensión de actividades relacionadas con el tratamiento de datos. El RGPD tiene como objetivo impulsar el cumplimiento proactivo de las normas de privacidad y protección de datos para garantizar una mayor seguridad y transparencia en el manejo de la información personal.

Para proteger la privacidad, es esencial implementar una serie de medidas. En primer lugar, asegúrate de obtener el consentimiento adecuado antes de recopilar o procesar datos personales y proporciona información clara sobre la finalidad del tratamiento. Adopta prácticas de seguridad sólidas, como el cifrado de datos, contraseñas fuertes y controles de acceso, para prevenir accesos no autorizados. Realiza evaluaciones de impacto en la protección de datos en situaciones de alto riesgo. Ofrece transparencia a los individuos sobre cómo se manejan sus datos y permite que ejerzan sus derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición). Educa al personal sobre prácticas de privacidad y mantén actualizadas las políticas de privacidad de la organización. La conciencia, la transparencia y la seguridad son elementos clave para proteger la privacidad en el tratamiento de datos personales.

Un análisis de riesgos en el contexto de la Ley Orgánica de Protección de Datos y garantía de derechos digitales (LOPD-GDD) implica evaluar y comprender los posibles riesgos asociados al tratamiento de datos personales. Este análisis busca identificar amenazas potenciales para la privacidad y la seguridad de la información, así como evaluar la probabilidad de que ocurran y el impacto que podrían tener. Al realizar un análisis de riesgos, las organizaciones pueden tomar medidas proactivas para mitigar riesgos, implementar medidas de seguridad adecuadas y cumplir con las disposiciones de la normativa de protección de datos. Este enfoque ayuda a garantizar un tratamiento de datos más seguro y conforme con la legislación vigente.

Opiniones de Clientes